8 claves para una relación perfecta

couple-955926_640

 

Toma nota de estas 8 claves para una relación perfecta:

1.- Atracción física

Cuando empezamos una relación, el primer elemento que nos atrae suele ser el aspecto exterior. Curiosamente está entre las cosas que más tienden a descuidarse una vez que se establece la pareja. Y siempre se olvida que la belleza es pasajera.

Normalmente es fácil estar delgado y guapo con veinte años, pero eso pasa y a los sesenta, ya estás calvo y con una barriga sospechosa. Es por esto que, sin importar cuánto tiempo se lleve juntos, hay que buscar la manera de seguir siendo atractivos físicamente el uno para el otro.

2.- Intimidad 

Es necesario seguir compartiendo cosas exclusivas de los dos, tener actividades en común y compartirlas. De novios era muy importante aquello de estar solos, pasear tomados de la mano por un parque o sentarse en una banco o en un café por horas hablando de los dos y de “esas cosas” exclusivamente suyas. Trata de que esas situaciones especiales se sigan manteniendo.

3.- Bienestar emocional

En el seno de una pareja debe existir ese sentimiento que se concrete en la frase “tú a mí me importas”. Ello implica que una pareja deseará tu bienestar, tu crecimiento, tu desarrollo, tu independencia y tu felicidad.

Este es el verdadero amor en el seno de la pareja, hacer todo lo posible para que tu pareja sea lo más importante posible y no el sentimiento posesivo y controlador que suele ser la regla.

¿Tienes problemas en tu relación?

Lee estos consejos para superarlos

4.- Comunicación

Se refiere a que tratemos constantemente de que nuestros sentimientos y palabras sean entendidos por el otro, y viceversa. Y cuando hay desacuerdos hay que saber discutir. Decía Aristóteles aquello de “Cualquiera puede enfadarse, eso es muy fácil. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y de la forma correcta, eso ciertamente, no resulta tan fácil”.

Si las negociaciones en la pareja están cargadas de victimismos, chantajes emocionales, agresividad o manipulación, estamos anclados en una forma de relacionarnos infantil y destructiva. Es importante aprender a limpiar la comunicación en la pareja para poder generar acuerdos constructivos, no desacuerdos destructivos.

5.- Empatía

Se refiere fundamentalmente a la capacidad para “ponernos en los zapatos del otro”, es decir, se define como la participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona.

En las relaciones de pareja es indispensable tratar de entender el sentir y el motivo de las acciones del otro desde su propia vivencia y perspectiva. Descubriremos muchas veces que ante las mismas circunstancias de esa situación probablemente nosotros haríamos lo mismo.

6.- Respeto al espacio del otro

Existe la idea generalizada de que cuando se forma una pareja, ambos deben perder su individualidad y fusionarse. Al unirse dos personas en una pareja siguen siendo personas e individuos, cada uno con sus propios intereses, necesidades, gustos y metas.

Es cierto que se han unido para un proyecto común, pero como individuos autónomos que queriéndose han decidido ir por la vida juntos, apoyándose y trabajando juntos en lo que han elegido hacer con sus vidas.

relationship_1443900761-300x200

7.- Ser felices

Muchas personas dicen que la felicidad son momentos puntuales. Posiblemente confundan la felicidad con el placer y la alegría, que, en efecto, son momentáneos. La felicidad es un estado de plenitud que se cultiva a través de los años y que es resultado de un trabajo de introspección y madurez personal. Así pues, una relación feliz se caracteriza por dos personas felices, no por dos personas que tienen la obligación de hacerse felices.

Si una o ambas personas no están satisfechas con sus vidas, si están en un periodo de sufrimiento, o están perdidos, si tienen una adicción, o un trastorno limitante, o necesitan maltratar o ser maltratados, o se sienten vacíos, no es el momento de cultivar un buen amor. ¿Cómo vas a ser feliz con alguien si no eres feliz contigo mismo?.

Antes de plantearse el luchar por revivir la llama en una relación desgastada, quizás deberíamos afrontar qué es lo que no nos llena de nuestras vidas y cambiarlo. Dos personas felices con lo que hacen y con lo que son, son dos llamas que no se apagan.

8.- Las relaciones no son para siempre

Hablando de relaciones duraderas; nadie en este mundo llega a tu vida con un contrato indefinido hasta la muerte. Las cosas pueden cambiar, las personas evolucionan, muchas veces la vida va por derroteros inesperados. Todos tenemos un camino propio, en algunos momentos lo compartimos con otra persona durante etapas que pueden ser más o menos largas. Pero nadie puede poseer el camino de nadie.

Los seres humanos tendemos a sembrar ilusiones de permanencia para huir del vacío, protegernos de la soledad o del simple miedo al cambio. Pero cuando este afán del para siempre supone aceptar relaciones mediocres que no nos dejan crecer ni tampoco nos procuran bienestar, entonces es hora de revisar las cláusulas del contrato. La clave es: amar como si cada día fuese un para siempre. Y que cada día que amanezca, suponga, una vez más, renovar esa elección.


Fuentes: nupciasmagazine.com y  pixabay.com


También te podría gustar...

Deja un comentario