Combatir la pobreza con satélites

Combatir la pobreza con satélites

 

Desde que el 4 de octubre de 1957, el Sputnik, primer satélite de la historia que fuera lanzado por la Unión Soviética, se han dado grandes pasos en convertir a los satélites en un gran avance tecnológico. Desde realizar fotografías del planeta, de cometas, de mejorar las comunicaciones e incluso interceptarlas, de medir el retroceso del hielo en los polos hasta proporcionar información a organizaciones internacionales para el desarrollo con objeto de llevar acciones concretas y proyectos en zonas subdesarrolladas y en clara pobreza.

Veamos casos concretos de aplicación en una nueva dirección para combatir la pobreza.

  • La disminución del Lago Titicaca, en Perú y Bolivia

A más de 3,500 metros de altura, en la frontera entre Perú y Bolivia, se extiende la cuenca del sistema del Lago Titicaca, alrededor de la cual viven unos 3 millones habitantes. Según el Fondo de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, este paisaje está amenazado por la contaminación generada por pesticidas de actividades agrícolas, basura de los centros urbanos o desechos de la minería.

Gracias a imágenes satelitales y a sensores avanzados, se pudo observar por primera vez los cambios de uso de suelo y la pérdida del nivel de agua del Lago Titicaca. Así mismo, también se pudo medir la calidad del agua, y aún más importante, se pudo ver dónde se concentraba la contaminación, que tenía su principal vínculo causal con las expulsiones de los depósitos de las minas inactivas río arriba. Con esta información se pudo diseñar las medidas apropiadas para evitar problemas aún mayores para el lago, su biodiversidad y, sobre todo, para los tres millones de personas que viven en sus cuencas.

  • Monitorear la salud de los corales en Centroamérica

Frente a las costas de Belice, Honduras, Guatemala y México se extiende el sistema del arrecife Mesoamericano, el segundo del mundo en longitud. Desde la atmósfera, los satélites han podido monitorear el estado de los corales y algunos factores de riesgo, como la temperatura del agua o el patrón de las olas. También fue posible detectar dónde había temperaturas más elevadas, algo muy perjudicial para la salud de los arrecifes ya que pueden causar la decoloración de los corales y afectar a la flora y la fauna que vive en ellos.

El deterioro de los arrecifes significa, además, menos ingresos para quienes viven de actividades relacionadas con la buena salud de los corales, como la pesca artesanal o el turismo.

  • Prevenir inundaciones y deslizamientos en Río de Janeiro

En 2011, unas 1000 personas perdieron la vida a causa de las inundaciones y deslizamientos que ocurrieron en el estado de Río de Janeiro. La reconstrucción de vías y otras infraestructuras costó cientos de millones de dólares. Para evitarlo, se diseñaron cuatro escenarios de la misma inundación, pero en cuatro terrenos diferentes y con la ayuda de imágenes satelitales. Así se pudo observar que la inundación se propaga más rápidamente en un área urbana muy densa, y que introducir vegetación río abajo en las cuencas puede retrasar la inundación por dos horas. En un área completamente cubierta de vegetación, el retraso es de hasta seis horas.

También se hizo un mapa detallado de los asentamientos de Río de Janeiro y se identificaron los lugares con mayor riesgo de deslizamientos. “Este tipo de información es crucial en la formulación de estrategias de prevención de desastres y permite a las autoridades tomar decisiones informadas sobre dónde construir áreas verdes y recreacionales, y dónde están los bienes más vulnerables”, destacó el estudio Observación de la Tierra para un desarrollo sustentable.


Fuentes: internacional.elpais.comPixabay.com


También te podría gustar...

Deja un comentario