¿Confundes tu vida personal con la profesional?

mal-ambiente-laboral

Las relaciones humanas son un parte importante para cualquier ser humano. En general, tenemos muy claro las personas que están en nuestra vida personal como la familia y los amigos entre otros. Sin embargo, en el lugar de trabajo, las personas que trabajan con nosotros son compañeros, con los que tratamos a diario todas las cuestiones necesarias para sacar adelante las tareas y proyectos que tenemos asignados.

¿Antepones tu vida profesional

a tu vida personal?

Es un deber por parte de la compañía, crear un clima laboral estable y acogedor para que los empleados se sientan creativos y eficientes para resolver los retos diarios. Es un hecho que de esta manera los trabajadores se sienten más contentos y mejora su desempeño laboral.

Es igualmente aplicable a trabajadores independientes, que son proclives a tener un trato amigable con sus clientes, llegando en muchas ocasiones a convertirse en verdaderas amistades.

Estas situaciones descritas, no son buenas ni malas, simplemente están evidenciando los nuevos modelos laborales, desde empresas multinacionales, empresas locales, pequeños negocios hasta emprendedores. Pero por encima de todo, siempre hay personas y por tanto, las relaciones entre ellas están basadas en los mismos valores.

reunion-de-trabajo

Esos valores facilitan la comunicación y el entendimiento para desarrollar proyectos, vender mejores productos, prestar servicios personalizados, etc. Veamos cuales son:

– Veracidad entre lo que pienso de mis productos o servicios, lo que le digo al cliente y lo que hago después. De forma que en cada paso de la venta exista una coherencia entre lo que he vendido y la atención ofrecida. Al final el cliente percibe una gran experiencia de compra.

– Sinceridad a la hora de saber cuales son nuestros puntos fuertes y reconocimiento de nuestras imperfecciones. Como dice el refrán “Rectificar es de sabios” y en un negocio continuamente salen las cosas mal. Por ello, la máxima es llevar a la excelencia los puntos fuertes y mejorar los flojos.

– Actitud ante los retos diarios. O sea, aunque esté lloviendo, se puede ver el lado positivo de las cosas. Solo si al final del día sientes paz y satisfacción, entonces has hecho tu trabajo. Deja de lado la amargura y el descontento, que no lleva más que los negocios no prosperen.

– Afabilidad en el trato con los demás. Significa delicadeza en el trato, alabar el trabajo bien hecho, ser cortés y en el caso de ver los defectos ajenos, ser comprensivo y ayudar a quien lo necesite.

– Paciencia para afrontar las contrariedades, si no salen como queremos, ser flexible para cambiarlo. Y sobre todo querer esperar resultados y buenos a corto plazo. Cuando nos enfocamos en el objetivo, nos perdemos por el camino la diversión del proceso y el aprendizaje.

– Colaborar incluso con otra persona que hace lo mismo que tú. Parece una locura, pero no lo es, todos los recursos, capacidades, etc se duplican y de esta forma llegas a más clientes de más lugares.

Para terminar dale al play en este breve video motivacional sobre el trabajo en equipo, al menos termina con una sonrisa la lectura de este artículo,

canal YT:  GoEmprendedor


Fuentes: duoc.clmisaidacordova.blogspot.com.es y salonesartemio.es


También te podría gustar...

Deja un comentario