Un Matemático, un Matrimonio tecnológico y Cosas infinitas

Un matemático pasea por el campo, sin nada que hacer, aburrido. Encuentra a un pastor que cuida un numeroso rebaño de ovejas, y decide divertirse un poco a costa del paleto.

– Buenos días, buen pastor.

– Buenos días tenga usted.

– Solitario oficio, el de pastor, ¿no?

– Usted es la primera persona que veo en seis días.

– Estará usted muy aburrido.

– Daría cualquier cosa por un buen entretenimiento.

– Mire, le propongo un juego. Yo le adivino el número exacto de ovejas que hay en su rebaño, y si acierto, me regala usted una. ¿Qué le parece?

– Trato hecho.

El matemático pasa su vista por encima de las cabezas del ganado, murmurando cosas, y en unos segundos anuncia:

– 586 ovejas.

El pastor, admirado, confirma que ése es el número preciso de ovejas del rebaño. Se cumple en efecto el trato acordado, y el matemático comienza a alejarse con la oveja escogida por él mismo.

– Espere un momento, señor. ¿Me permitirá una oportunidad de revancha?

– Hombre, naturalmente.

Pues ¿qué le parece, que si yo le acierto su profesión, me devuelva usted la oveja?

– Pues venga.

El pastor sonríe, porque sabe que ha ganado, y sentencia:

– Usted es matemático.

– ¡Caramba! Ha acertado. Pero no acierto a comprender cómo. Cualquiera con buen ojo para los números podría haber contado sus ovejas.

– Sí, sí, pero sólo un matemático hubiera sido capaz, entre 586 ovejas, de llevarse el perro.

_________________________________________________________________________________________

¿Te has preguntado cómo puede ser la estupidez humana en acción?_________________________________________________________________________________________

“Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana.

Sobre el universo no estoy tan seguro”.

Albert Einstein


Fuentes: batanga.com, fotochiste.com y uv.es


También te podría gustar...

Deja un comentario