La verdadera cenicienta es china

El cuento de la cenicienta

 

El cuento de La Cenicienta parece que está inspirado es la siguiente historia.

Durante la dinastía china Táng se hablaba de una bella jovencita llamada Yeh Shen, hermosa por tener unos pies diminutos. Es durante esta dinastía cuando comienza la tradición de los pies de loto, eso quería decir que la belleza de una mujer se medía por el tamaño del pie. Un pie hermoso no podía medir más de diez centímetros, por lo que desde niñas, se les vendaban los pies hasta romperles los dedos, para que se ajustasen a los bellos zapatos.

En aquel entonces, un hombre podía casarse con varias mujeres, por lo tanto, en esta historia la madrastra malvada es la segunda esposa del padre. La primera esposa muere, y es cuando aprovecha la segunda esposa para torturar a la pobre niña (cenicienta) favoreciendo a sus hijas.

Llega el día en el que en la aldea se celebra el baile en el que los jóvenes solteros eligen pareja, y la madrastra, consciente de que Yeh Shen es mucho más bella que sus hijas, la encierra para que no vaya al baile. Yeh Shen tenía un pez de colores que hablaba, y la madrastra sabiendo que era el único amigo de la niña lo cocina y se lo come.

La niña guarda las espinas, que también son mágicas y con ellas convoca a los espíritus para que la ayuden. La transportan al baile completamente transformada. La magia dura poco y ella pierde un zapato.

Todos admiran la belleza del zapato, que no mediría más de 10 cm, claro, y el emperador que quiere casarse con la dueña del zapato, comienza una búsqueda para encontrar a la mujer cuyo pie entre en el zapatito.

Buscando, buscando, llegan a la casa de Yeh Shen. La madrastra corta los dedos de una de sus hijas y venda fuertemente el pie para que quepa, la mentira dura poco, ya que camino de palacio el pie empieza a sangrar. Devuelven a la chica, y esta vez la madrastra corta el talón de su segunda hija. El resultado es el mismo.

Al final Yeh Shen se pone el zapato que la queda como un guante, se casa con el emperador, y la madrastra y las hermanastras son condenadas a muerte, las tiran a un pozo y mueren apedreadas.


Fuentes: elpsicoasesor.com y flic.kr


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. ulises dice:

    gracias por la referencia 🙂

Deja un comentario