¿Por qué los lápices son amarillos?

¿Por qué los lápices son amarillos?Un lápiz o lapicero es un instrumento de escritura o dibujo. Consiste en una barrita de grafito y una grasa o arcilla especial  que está encapsulada generalmente en un cilindro de madera fino, y a veces con envolturas de papel y plásticos. Actualmente existen gran variedad de lápices en el mercado para distintas finalidades.

Alrededor de 1665, se descubrió un gran depósito de grafito en el noroeste de Inglaterra. Los lugareños empezaron a usarlo para marcar las ovejas. Como este mineral es muy blando se envolvían en cordeles o en el cuero de la oveja para darles estabilidad. La fama de la utilidad de estos primeros lápices se extendió, atrayendo la atención de artistas por todo el mundo.

Fueron los italianos los que idearon una sujeción de madera, ahuecando un cilindro de enebro. Poco después crearon una técnica mejorada: preparaban dos medio cilindros de madera, colocaban entre ellos la mina de grafito y luego pegaban las dos mitades. Esencialmente, el mismo método sigue vigente hoy día.

Durante las guerras napoleónicas, los lápices ingleses y alemanes no estaban al alcance de los franceses, por lo que en 1795 inventaron un método para endurecer el grafito pulverizado mezclándolo con arcilla y pasándolo por el horno, para tener sus lápices. Variando la proporción de grafito/arcilla se obtenían diferentes durezas de la mina. Este método de fabricación, también sigue funcionando hoy.

Sobre la primera década de 1800, un americano utilizó la primera sierra circular en la producción del lápiz y construyó las primeras cubiertas de lápiz hexagonales y octogonales que tenemos hoy. Y años más tarde se presentó la primera patente por pegar un borrador al extremo de un lápiz.

La mayoría de los lápices fabricados en los Estados Unidos están pintados exteriormente de amarillo. Esta tradición comenzó en 1890 cuando la L&C Hardtmuth Company introdujo su marca de fábrica «Koh-I-Noor», tomando su nombre de un famoso diamante de 108 kilates llamado así. La intencionalidad era convertirse en el mejor y más costoso lápiz del mundo y, en un momento en que la mayoría de los lápices eran pintados en colores oscuros o ni siquiera se pintaban, los de Koh-I-Noor eran amarillos para distinguirse.

También se dice que el color se pudo haber inspirado por la bandera austrohúngara;  que era sugestivo del Oriente, en un momento en que el grafito de la mejor calidad venía de Siberia. Otras compañías copiaron el color amarillo de modo que sus lápices fueran asociados a esta marca de fábrica de alta calidad, y eligieron marcas de fábrica con referencias orientales explícitas, tales como Mikado (retitulado Mirado) y Mongol.

No todos los países utilizaron el amarillo en sus lápices; los lápices alemanes, por ejemplo, son a menudo verdes, basados en los colores de la marca registrada de Faber-Castell, una importante compañía alemana fabricante de artículos de escritorio.


Fuentes: es.wikipedia.org y staples.com.ar


También te podría gustar...

Deja un comentario