Un siglo XXI sin bancos, ¿es posible?

euro-78446_640

Tal y como está sucediendo en industrias, como la musical, la editorial, la cinematográfica, internet está revolucionando sus bases y la forma de llegar a sus clientes. Aunque se nos hace fácil leer el periódico en nuestro ordenador, escuchar nuestro programa favorito de radio en un podcast con un reproductor mp3, sentarse en un banco del parque y leer la última novedad editorial en nuestro lector de libros electrónico, se nos hace más complicado imaginar no tener que ir al banco a realizar gestiones financieras.

¿Qué puede haber en su lugar? es obvio que seguiremos necesitando utilizar los servicios bancarios como transferencias, inversiones, créditos, etc, y no implica que se sigan realizando estas gestiones al estilo de un banco tradicional.

Si es verdad que la banca online ha permitido realizar multitud de tareas desde la comodidad de nuestra casa. Pero comienzan a aparecer nuevos conceptos como monedas alternativas, puntos con la tarjeta de fidelidad, criptomonedas, banca colaborativa que dirigen la atención hacia otro tipo de gestión económica.

En primer lugar, tenemos el crowdfunding también llamado financiación colectiva o micromecenazgo. Se trata de recaudar de forma colectiva dinero o recursos para proyectos de particulares y empresas. El sinónimo en banca es el crédito. Plataformas como KickStarter, Goteo o Lánzanos apuntan a este tipo de financiación que empieza a mover millones de euros.

Una forma parecida es el crowdlending, que consiste en financiar a través de una red de prestamistas particulares que invierten su capital o ahorros a cambio de un tipo de interés. Plataformas como Comunitae, Arboribus, TopBanco o Grow.ly permiten que financiar proyectos de particulares a empresas.

Las pasarelas de pago, siendo la más conocida Paypal, ya genera depósitos de 10.000 millones de dólares. Además, los ahorradores están buscando alternativas seguras que proporciones mayores rentabilidades a su dinero. Es el caso de Zopa, que ofrece hasta un 5% de interés frente al 1% de la banca tradicional.

piggy-bank-815273_640

Los ejemplos de México, Guatemala y Venezuela respecto al ahorro, han propiciado la aparición de plataformas de ahorro en grupo. Se realiza una aportación periódicamente y según las necesidades se recibirá en forma de crédito o ahorro. La plataforma Tutanda es un ejemplo de esto.

Con la llegada de internet, nuestra relación con el dinero está cambiando, es decir, que casi ni tocamos los billetes y monedas. Esto ha dado lugar a nuevos medios de pago, como los BitCoin, que comienza a ser una alternativa más sólida que guardar los ahorros, aunque tiene sus riesgos por la gran volatilidad. Para algunos países puede resultar una moneda virtual que esquiva las restricciones monetarias que puedan imponer los gobiernos.

Y ¿qué pasa si quiero realizar transferencias al extranjero? pues que hasta la llegada de internet se cobraban unas comisiones escandalosas pero con TransferWise, WeSwap y muchas otras plataformas se reducen las comisiones llegando más dinero al destinatario.

Ante todas estas opciones, ¿qué vas a hacer tú con tu dinero?. Se agradecen comentarios y compartirlo en redes sociales.


Fuentes: publico.es y pixabay.com


También te podría gustar...

Deja un comentario